SHARE
Autoridades de Lynn apoyan acciones de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz en las escuelas.

Estudiantes de tres escuelas públicas participarán en 40 talleres educativos conscientes de que “hay una crisis de valores que ha desencadenado en extremas manifestaciones de violencia”  

Contra la violencia. Con propuestas de paz para cambiar paradigmas de la violencia y sus repercusiones, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz que lidera el pacifista William Soto lanzará en el mes de abril 40 talleres educativos en tres diferentes escuelas para convertir a Lynn en la ciudad modelo de la paz. “La educación es el arma más ponderosa para cambiar el mundo, el conocimiento es poder y los estudiantes van a recibir una cultura de paz y de defensa de los derechos humanos”, según dicen los organizadores.

Las propuestas que surjan de cada uno de los talleres serán presentadas en la Casa del Estado en el mes de mayo como un aporte de la comunidad estudiantil hacia las autoridades de Massachusetts.

La iniciativa que es un logro de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, cuenta con el patrocinio de la Dra. Catherina Latham, Superintendente del Sistema Escolar en Lynn, y los talleres serán impartidos por voluntarios, entre elos, Dulce González, estudiante de Ciencias Políticas y Juan González, activista en la defensa de los Derechos Humanos. Los 40 talleres se desarrollarán bajo la misma temática: “El holocausto paradigma del genocidio y los derechos humanos”.

“Estamos conscientes de que hay una crisis de valores que ha desencadenado en extremas manifestaciones de violencia. La dignidad humana ya no se respeta, hay poca sensibilidad y solidaridad con el prójimo”.

“Nosotros vemos que es necesario que esta insensibilidad e intolerancia nos lleve a pensar y repensar en el proceso de formación al cual están siendo expuestos los actuales estudiantes. En muchas escuelas se trabaja de 7 a 8 horas durante el día, hay mucha información intelectual. Sin embargo, del tema de la formación como invividuos y la repercusión que tienen a nivel social se habla poco”, reflexiona González.

Para cada uno de los talleres se ha invitado a diferentes miembros de la sociedad en Massachusetts para que sean testigos de como se está implementando y empoderando el tema de los derechos humanos dentro de las escuelas públicas.

“En la Embajada entendemos que el poder de la educación tiene que ir más allá de una transferencia de conocimientos, la educación del siglo 21 tiene que estar concentrada en principios y valores, nos hemos dado  cuenta que la situación en el mundo está convulsionando cada día por la violencia, la discriminación racial, la falta de respeto hacia la vida y esto genera una falta de valores que se vive a nivel social”, enfatiza González que es coordinador para Nueva Inglaterra de esta organización pacifista.