SHARE
Foto Keiko Hiromi

Seis meses después del huracán María, Puerto Rico sigue sumido en la desgracia

Boston – Calamidad por donde se mire. La desgracia aún sigue latente. Puerto Rico aún no ha logrado ni siquiera levantar cabeza y seis meses después del huracán María que dejó a la isla semi-sepultada todo “sigue igual”, no se ha movido nada y como diría la canción “María se fue”, dejó destrucción y llanto, pero ¿qué viene ahora? Se pronostican más huracanes y el temor golpea aún más a los puertorriqueños que se han quedado en la isla. Muchos han salido en diferentes direcciones a los Estados Unidos en busca de ayuda, unos 30,000 boricuas viven en Massachusetts, pero los más están en La Florida.

Keiko Hiromi, un fotógrafo freelance con base en Boston, estuvo en Puerto Rico seis meses después de la desgracia que dejó el potente huracán María que destruyó la Isla del Encanto y nos da su testimonio.

Foto Keiko Hiromi

“Cuando aterricé en el aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín el 21 de marzo, todo parecía normal como si nada hubiera pasado. Pero todo cambió después. Estuve cinco días viajando por toda la Isla, unas veces fuera de las áreas turísticas que funcionan. Ví a un Puerto Rico con muchas cicatrices aún sin curar, escombros en las carreteras, casas sin techo, pero me encontré con caras resilientes, personas fuertes, pacientes, compasivas y que tienen la capacidad de superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido o un accidente”.

Foto Keiko Hiromi

Hiromi visitó Yabucoa, donde María desembarcó por primera vez en Puerto Rico, luego pasó un tiempo como voluntario de limpieza en Toa Baja, en las afueras de San Juan, y finalmente visitó a una familia en Vega Alta, una comunidad rural en las montañas, donde la población que queda está sin electricidad desde el huracán Irma, el anterior fenómeno natural que golpeó a la Isla que a pesar de todo sigue siendo del encanto.

El esfuerzo voluntario en Toa Baja, organizado por “Mentes Puertorriqueñas en Acción”, incluyó a Andrew Colarusso, un profesor de Brown University que tuvo la oportunidad de compartir con estudiantes puertorriqueños que habían asistido a sus clases después del huracán María.

Colarusso voló desde Providence, Rhode Island, a Puerto Rico con la única misión de participar con una frase que acuñó: “tengo una obligación cívica y familiar de ayudar a Puerto Rico”.

Hiromi hizo lo mismo, brindó su ayuda de corazón y su testimonio fotográfico vale más que 1,000 palabras.

Foto Keiko Hiromi

Manos de ayuda

Las “manos de ayuda” a Puerto Rico se han multiplicado en diferentes ciudades de Massachusetts. Lawrence es un claro ejemplo de ayuda, de desprendimiento y hasta ahora Lawrence Training School es el mayor centro de acopio de recolección de ayuda para las familias afectadas por los huracanes gracias al esfuerzo y trabajo de la ministra Terika Smit de TSM y del empresario dominicano Rafael “Danielito” Guzmán, uno de los activistas más reconocidos por la comunidad, quienes cuentan con el apoyo de muchos voluntarios.  

Millones para Puerto Rico

Lo que viene aún está sin verse. No se sabe cuánto tiempo llevará la reconstrucción con los cerca de 18,500 millones de dólares que le acaba de otorgar el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos para reparar y fortalecer casas, negocios e infraestructura que quedaron afectados por el huracán María.

Foto Keiko Hiromi
Foto Keiko Hiromi

De ese monto 10,200 millones de dólares serán para cubrir las necesidades derivadas del desastre y más de 8,300 millones para actividades de “mitigación”, es decir, para evitar futuros desastres

Foto Keiko Hiromi
Foto Keiko Hiromi

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.