SHARE

Mientras el Senado  debatía  el proyecto de reforma inmigratoria en Washington, un grupo de jóvenes llegó  a la frontera para desafiar los muros y vivir un reencuentro que esperaban durante años. Estudiantes de Massachusetts, Florida y Seattle besaron a sus familiares a través de las estrechas rejas que dividen a México y los Estados Unidos. Estos “dreamers” ya pueden transitar  cerca  del “muro” sin temor a ser deportados, gracias al plan de Acción Diferida. Pero sus padres que llegaron de Brasil, Centroamérica y Colombia debieron regresar a sus países de origen.

—======—

El senador republicano Charles Grassley presentó  una enmienda al plan de reforma migratoria que prohibiría acceder a la legalización hasta cuando se tenga un control efectivo de la frontera por seis meses. Ello retrasaría el proceso de cada persona por muchos años.

—======—

Marco Rubio, congresista por la Florida e hijo de cubanos, propuso que cada aspirante a la visa de residente debe saber hablar, leer y escribir inglés.  Sabemos que en Miami hay familias enteras que desde hace más de 40 años siguen hablando su lengua materna.

—======—

Partidarios de la reforma migratoria  gastan más en publicidad que los opositores, reveló  Kantar Media. . Dichos  grupos abonaron más de 2.4 millones de dólares en anuncios publicitarios. Los medios pequeños o independientes no han probado esa “torta” publicitaria. Son los medios locales los más  influyentes en la comunidad. El sindicato  AFL-CIO  ha gastado unos 419 mil dólares en la última semana, favoreciendo  el cambio de la ley migratoria. Marco Rubio  gasta tanto en publicidad negativa como a favor del proceso considerado ahora por el pleno del Senado.

—======—

Algunos conservadores en el Congreso dicen que oponerse al plan inmigratorio es un asunto de principios, y que no se doblarán. Existe fuerte oposición entre los conservadores republicanos en la Cámara de Representantes, lo que hace incierta su aprobación final. El voto de Marco Rubio sobre la enmienda será uno de los más vistos mientras comienza a debatirse la reforma en  las próximas tres semanas. Los líderes demócratas esperan un voto final sobre la ley para finales de junio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here