SHARE

El impacto económico, cívico y cultural de los negocios hispanos es reconocido por el gobernador Deval Patrick, al proclamar el Mes de los Empresarios Inmigrantes.

En Massachusetts, esta celebración, en su tercer año, se inició el 14 de octubre y se extiende hasta el 14 de noviembre, resaltando la creación de empleos y las múltiples oportunidades de crecimiento para toda la población.

Hombres y mujeres con iniciativas de progreso –muchos de ellos con poca experiencia comercial- se lanzaron a realizar proyectos importantes, y hoy mueven $2.8 billones de dólares al año, el 14% de los ingresos del estado. Generan empleo para 65,000 personas. Quiere decir que no son tan pequeños.

Esa contribución a la riqueza económica y cultural tiene gran significado en Massachusetts, de donde han salido programas que hoy son aplicados en toda la nación.

Los inmigrantes latinos y asiáticos representamos el 14.4 de la población. Aproximadamente, 700,000 han vivido acá por más de 10 años.

La Oficina de Refugiados e Inmigrantes tiene un programa de 4 años para crear nuevos negocios, buscando recursos económicos y capacitación para mejorar los establecimientos comerciales e industriales.

Josiane Martinez, directora de “ORI” dice que los empresarios inmigrantes son valientes para vencer barreras y adaptarse a la nueva cultura de este país, donde son exitosos y retribuyen su prosperidad a nuestras comunidades.

Cada inmigrante llegó con la idea de progresar para ayudar y educar a su familia.

No es un trabajador común y corriente. Es un líder de sus propias iniciativas, que trabaja sin pausa, desafiando las inclemencias del clima y los obstáculos que presenta el desafío de cada día.

Para el empresario inmigrante, las piedras en el camino son retos para afianzar la llega a su meta.

¡No hay límites para quien lucha con optimismo!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.