SHARE

‘Es la victoria más importante que he tenido en mi carrera’: Osorio.

Si de sueños, pronósticos del ‘brujo mayor’ o de cualquier acertijo hay que hablar, lo que hizo México en Luzhniki fue el golpe mayor, la hazaña inesperada, el sueño hecho realidad. Porque derrotar a los invencibles alemanes, a los campeones del mundo, no fue un sueño para los mexicanos que llegaron al Mundial Rusia 2018 con muchos pronósticos en contra.

El gol que puso a soñar a los mexicanos y que convirtió el estadio Luzhniki en un loquerío de alegría ocurrió a los 34 minutos de juego por mediación de “El Chuky” Lozano que consiguió su primer tanto en copas del mundo.

Los gritos de “ole”, “ole” de una enfervorizada multitud de mexicanos retumbaron en todo el estadio, el “Tri” había logrado lo inesperado, darle el golpe a los alemanes en lo que a las postrimería significaría el triunfo de mayor impacto desde el inicio del Mundial de Rusia.

Lo que hizo la selección mexicana cambió la historia y rompió todos los pronósticos adversos, dejando de manifiesto que en el fútbol todo puede ocurrir. Los alemanes tenían en el papel el partido ganado, ya celebraban su quinto título, pero se estrellaron contra un México que fue más grande que cualquier muro de gigantes.

Sin lugar a dudas el “héroe” del partido fue Lozano, el autor del único gol que a los postrimerías les significaría el triunfo.  El partido estuvo cerrado para las dos selecciones, tanto alemanes como mexicanos buscaron el gol en todo momento hasta que llegó “El Chucky” rompiendo a los defensores alemanes, dejándolos sin caderas para poner el 1-0 con un tiro seco y al primer palo.

“La Selección está para grandes cosas, es un gran equipo, nos rompemos la madre todos”, dijo Lozano al terminar el juego.

El arquero Guillermo Ochoa fue otro de los grandes de la selección. “Aquí lo importante son los tres puntos, sobre todo la calidad que mostramos, el carácter, el valor, el atrevimiento, la personalidad, sobre todo de los que tuvieron su primer partido en el mundial, con Alemania”, anotó Ochoa.

Rafael Márquez, el capitán del equipo mexicano, ingresó al campo de juego en el minuto 72, con ello llegó al récord al jugar en cinco copas mundiales de la FIFA. Ambas selecciones se habían enfrentado en tres ocasiones en un Mundial y lo más cerca del triunfo que había estado México fue en el de 1986.

SHARE
Previous articlePanama ¿ya fue?
Next articleCosta Rica sigue soñando

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.