SHARE
Si bien se dice que no hay “grupos de la muerte” México arranca el Mundial de Rusia enfrentando nada menos que a Alemania en un grupo por demás difícil.

Alemania será el primer rival de México en el partido a llevarse a cabo el domingo 17 de junio de 2018 en el Estadio Lushnikí. La última vez que teutones y mexicanos se enfrentaron, la campeona del mundo se impuso 4 goles por 1 en Copa Confederaciones.

Entre idas y venidas, críticas y elogios, México llega al Mundial de Rusia 2018 con mejores argumentos para imponer su juego y llegar muy lejos, pero hay quienes se preguntan ¿será capaz de romper la ‘maldición del quinto juego’?.

La selección de México lleva seis mundiales sin jugar más de cuatro partidos y solo llegar a octavos de final. La excepción fue en el Mundial de 1986, del que fue el país anfitrión y en el que disputó 5 encuentros (la eliminó Alemania, futuro subcampeón).

Esto lleva a muchos a hablar de esa ‘mentada maldición’ y a preguntarse por qué a México los cuartos de final le son esquivos. Y surge otra pregunta más coyuntural: ¿podrá la selección azteca acabar con esta constante mundialista y llegar a cuartos de final en Rusia 2018 o aun más lejos?

El colombiano Juan Carlos Osorio, el controvertido entrenador de los aztecas, sostiene que México tiene una selección que combina futbolistas internacionales con locales que puede llegar muy lejos.

Con jugadores de la talla de Andrés Guardado (31 años), Guillermo Ochoa (32) o Paul Aguilar (31) que están en la plenitud de su juego, con la generación campeona de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, comandada por Hirving Lozano (23), Diego Reyes (25), Héctor Herrera (27), Jesús Corona (25) y Raúl Jimenez (26), México llega a la cita mundialista preparada para demostrar que “Sí se puede” aspirar a más en el Mundial.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.