SHARE

Por Máximo Torres

La Iglesia Santo Tomás de Aquino de Jamaica Plain sirvió de escenario a la comunidad venezolana en Boston para orar por la paz, unidad y democracia de Venezuela en medio de carteles que decían “Capriles el mundo está contigo” y “Fuerza Venezuela, estamos contigo desde Boston”.

“Estamos unidos por Venezuela”, sostiene Elsy Gutiérrez seguida por un gran número de venezolanos que sin banderas políticas se unió para pedir por la paz del país sudamericano. “Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela, te amamos, te bendecimos y te pedimos por nuestro país. Venezuela estará en nuestras oraciones. Que Dios bendiga a todos los venezolanos”, escribe Gutiérrez en su página de Facebook.

Previo a la misa que se celebró con una gran asistencia pese a que fue organizada por VENERED de un día para otro, los venezolanos se unieron en un rosario de peticiones. El padre Miguel Angel que ofició la misa oró por la unidad de Venezuela.

“Lo que queremos es que nuestro país vuelva a la normalidad, al respeto, a la transparencia, a la unidad y al amor”, señala Aleida Centeno, una de las activistas venezolanas.

Inmigrantes de diferentes países latinoamericanos se unieron a la comunidad venezolana en un sentimiento de hermandad.

“Venezuela está pasando por momentos difíciles y queremos que Dios nos ayude a encontrar la paz, hay mucha inseguridad y temor entre los venezolanos”, expresa Centeno.

Cristina Aguilera, una joven madre venezolana, manifestó su satisfacción por la respuesta de la comunidad venezolana a la jornada de oración en apoyo a Venezuela.

 

Siguen protestas por fraude

En Boston, Miami y en muchas otras ciudades de los Estados Unidos, así como en Venezuela las protestas continúan por la irregular elección del chavista Nicolás Maduro, quien asumió la presidencia pese a los cuestionamientos de las instancias democráticas de todo el mundo. “Nadie duda que hubo manipulación de los votos a favor del sucesor de Hugo Chávez”, dicen venezolanos en Boston.

Datos proporcionados por internautas venezolanos, que se valieron de las cifras que dio el Consejo Nacional Electoral (CNE), demuestran las argucias utilizadas por esta entidad para perpetrar al chavismo en el poder, sin que nadie –ni el líder opositor Henrique Capriles– pueda hacer nada para frenarlo.

“Yo no creo que vayamos a llegar a ninguna parte y va a ser muy difícil por la vía legal, el candidato de la oposición ha dicho que piensa llegar a todas las instanaicia, pero el Consejo Electoral está controlado por el gobierno chavista”, señala Leonardo Vivas, un venezolano residente en Boston que ha seguido muy de cerca el proceso electoral.

En Venezuela se ha iniciado una auditoría de las elecciones del 14 de abril que, según dicen, “es una farsa” debido a que la oposición ha rechazado el sistema propuesto por el Poder Electoral porque no incluye la revisión de los cuadernos de votación que contienen el padrón electoral.

“No asistimos a una auditoría que no cumple con los principios legales ni con lo que habíamos convenido. Lo que quieren es perpetrar su fraude”, señalan miembros del comando de campaña de Capriles.

 

La voz de los venezolanos en Boston

Julio Henriquez: “El panorama para Venezuela es muy peligroso, el reciente proceso electoral ha dejado muchas dudas y pese a que el Consejo Nacional Electoral ha dado como ganador al candidato del oficialismo el gobierno está políticamente derrotado, pero tiene el poder en sus manos y pudiera radicalizar sus acciones violando aún más los derechos humanos. Yo creo que mi país atraviesa por un momento muy peligroso”.

Luzmar Centeno: “Es injusto que los venezonalos que votamos no tengamos una respuesta clara de parte del Consejo Nacional Electoral, lo que hace es apoyar al chavismo y no hay paz en el país, hay muchas familias divididas y lo que quiere el pueblo es que se aclaren los resultados porque a todos nos averguenza lo que está pasando en Venezuela. Estamos dando muy mal ejemplo al mundo”.

Leonardo Vivas: “La situación está bastante complicada, pareciera que la atención está disminuyendo pero no es así. Los ojos del mundo están puestos en Venezuela. Maduro ya juramentó como presidente y al hacerse una auditoría tal como está planteada no va a cambiar nada. Son muchas las irregularidades, pero ya todo está consumado. Lo que menos queremos es que la represión prevalezca”.

Ignacio Rodriguez: “Lo que pide la oposición y el pueblo venezolano es una auditoría confiable, porque son muchos los venezolanos que estamos enojados porque se ha cometido un fraude y se le ha robado el derecho de gobernar a Henrique Capriles. Si no hay nada que esconder porque el Consejo Nacional Electoral y el gobierno están actuando de una manera nada transparente, hay que darle tranquilidad al pueblo”.

Cecilia Matos: “Es muy triste lo que está pasando en mi país, si no hay nada que esconder porque no permitieron contar los votos. Yo pienso que hubo fraude y la verdad no se lo que pueda pasar, la mayoría de la población salió a votar por un cambio y el Consejo Nacional Electoral torció la voluntad del pueblo, la verdad al fin saldrá a flote pese a que los chavistas seguirán dando golpes, molestando a la gente y no dejándola vivir”.

Aleida Centeno: “Yo no quisiera pensar que hubo fraude, pero es mucha la gente que lo dice, no hay nada que se pueda asegurar, lo que si creo y me pregunto es ¿por qué el gobierno se opone a hacer una auditoría completa que nos lleve a la verdad”. Lo que el pueblo quiere es transparencia y responsabilidad en un país que está dividido. El recuento de votos que pidió la oposición es lo mejor, pero con absoluta transparencia”.