SHARE
Bernadette Coughlin. Foto: Boston Globe.

Boston – Una residente de Massachusetts que fue despedida de su trabajo por fumar marihuana, llegó hoy a la Casa Estatal para buscar una opción que evita que otros pasen por situaciones similares.

Bernadette Coughlin asegura que perdió su trabajo en el Holy Family Hospital, tras caerse en la cocina del centro de salud. Fue en ese momento cuando le hicieron unos exámenes de laboratorio que determinaron que ella consumía la hierba.

Sin embargo, la mujer asevera que lo hacía en sus tiempos libres, tal como lo permite una legislación estatal.

No obstante, el presidente de la Comisión para el Control del Cannabis, Steve Hoffman, comentó que la actual ley le da la potestad a los empleadores de restringir el uso recreacional.

 

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.