SHARE

Amy Moreno vivió más de 40 años en Boston como educador, profesor universitario, escritor, historiador y fotógrafo. –

Por Máximo Torres – 

5-amy moreno_2Su vida es historia. En su casa de Jamaica Plain y rodeado de su familia dejó de existir Ángel Alberto Amy Moreno, un puertorriqueño que entregó su vida a la educación en Boston. El cáncer acabó con su existencia a la edad de 69 años dejando un gran vacío en la comunidad que le dio el último adiós durante un oficio religioso celebrado en St. Patrick Church, en Natick.

Nacido en Santurce el 10 de enero de 1945, Amy Moreno vino muy joven a los Estados Unidos en búsqueda de nuevos horizontes, traía bajo el brazo un bachillerato en Historia, Bellas Artes y Lengua de la Universidad de Puerto Rico, pero ese título no le resultó suficiente. En Boston, su nuevo lugar de residencia, siguió estudiando hasta sacar un Máster en Arte e Historia en la Universidad del Estado de Nueva York en 1973 y luego en 1982 un doctorado en Educación Social y Sociología en Boston University. Seis años después obtiene otro doctorado de la misma universidad con el que se especializa en Historia de España y América colonial.

“La educación es lo único que nos puede sacar adelante”, lo decía muchas veces.

Amy Moreno logró salir adelante y despuntar como educador, profesor universitario, escritor, historiador y fotógrafo.

“Era un tremendo educador, pero yo lo recuerdo en distintas facetas, como mi hermano mentor porque yo también soy maestra, como escritor, fotógrafo, amante de la música, de las artes, de la danza y del flamenco”, señala su hermana menor María de Los Angeles. Su otra hermana que le sobrevive es María Teresa.

Amy Moreno falleció en su casa junto a su esposa y compañera de toda la vida, Ana Cordero, con quien procreó tres hijos. Denyse, la mayor, Alberto Enrique y Juan Carlos, quien murió el año pasado.

En sus más de 40 años en Boston, Amy Moreno vivió para su comunidad. Como miembro del Comité Escolar defendió a las minorías para que tengan el mismo nivel de educación. En sus inicios fue maestro de escuela para luego ser profesor universitario en Roxbury Community College donde dio clases de historia, sociología, sicología y fotografía. “Tuvo la oportunidad de cambiarse a otras universidades, pero le gustaba Roxbury Community College”, recuerda María.

Amy nunca quiso sacrificar a su familia por su salud. Siempre se empeñó en seguir viviendo como siempre a pesar del cáncer que lo reducía. “Caminaba, subía las escaleras, se reía, disfrutaba de la vida, pero se cansaba rápido”, rememora María.

En julio pasado, los médicos le dijeron a la familia que ya no se podía hacer nada. Los doctores le quitaron la radiación, pero Amy no se dio por enterado a pesar de que su cuerpo seguía debilitándose. “El martes por la noche no pudo dormir, se quería salir de la cama, una enfermera le puso un calmante y a las 6:30 de la tarde del miércoles 10 murió como un ángel”.

Gran Mariscal del Festival Puertorriqueño 2014

5-homenaje amy moreno_3Reinalda “Chiqui” Rivera lo había nominado como Gran Mariscal del Festival Puertoriqueño de Boston 2014. Su hermana María le muestra la carta y Amy se emociona. Estaba bien débil y ya casi no podía caminar, pero quería estar en el desfile.

Angel Alberto Amy Moreno desfiló en el festival el 3 de agosto último en un carro descubierto apoyado por su hermana María y por Dolores, una gran amiga de la familia. Carmen Colombani, otra de las activistas puertorriqueñas, lo ayudó en todo.

No obstante lo quebrantado de su salud, Amy disfrutó en grande, sonrió cuantas veces pudo y saludó al público que le testimonio su aprecio y cariño. Hasta siempre Angel.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.