SHARE
Por Diego Ettedgui Lacau

45-cruz 2Muchos fueron los expertos que opinaron, pero muy pocos los que acertaron sobre la gran campaña que tendría Nelson Cruz en el 2014, después de haber cumplido sus 50 partidos de suspensión por consumo de sustancias prohibidas.

El toletero dominicano regresó más limpio que el Rio Verzasca de Suiza y con el mejor poder ofensivo de su carrera, liderando a los Orioles de Baltimore a la post-temporada y ayudándolos a conseguir el mejor récord de la división este de la Liga Americana durante la temporada regular, con marca de 96 juegos ganados y 66 perdidos (empatados como segundos mejores de todas las Grandes Ligas).

“Lo mismo que he hecho en los años anteriores. Alguien me estuvo comentando que los números que tenía al final del año de los 108 juegos que jugué eran casi idénticos a los que tuve este año, entonces diría que si no hubiese tenido la suspensión iba a tener los números similares el año pasado a los que estoy teniendo este año. Pero yo diría que lo principal para uno como jugador sería pedirle al señor Dios de que nos de salud y ya lo otro uno lo puede lograr con el talento que tenga, y en los últimos años esa ha sido la diferencia en mi carrera: tener salud”, dijo el pelotero de Monte Cristi, República Dominicana, acerca de la preparación que lo ayudó a conectar 40 jonrones e impulsar 108 carreras en esta campaña regular 2014.

La fuerza de Nelson Cruz con el madero fue tan palpable este año que los mismos fanáticos lo seleccionaron como el bateador designado titular de la Liga Americana para el Juego de las Estrellas, por delante de su compatriota David Ortiz. “Se veía casi imposible. David Ortiz si no es el más popular, es uno de los más populares de las Grandes Ligas… Tuvo mucho que ver los números que tuve en ese momento y primero que la fanaticada aprecia cuando tú tienes una buena temporada y gracias a Dios ese fue el caso”, confesó Cruz al respecto.

Los playoffs no han sido del todo agradables para Nelson Cruz, ya que perdió las dos Series Mundiales a las que llegó con los Vigilantes de Texas, en los años 2010 y 2011. “En si el juego es el mismo, se juega con los mismos jugadores y se hacen los mismos outs… uno trata de ponerle un poquito más de empeño. Tengo mucha más hambre que ningún otro de volver ahí y esta vez conquistar la corona”, explicó el beisbolista, agregando también que a nivel colectivo tienen “muchísimo talento ofensivo y defensivo, especialmente. El pitcheo abridor en los últimos meses ha demostrado que tiene el talento para ir tan profundo como lo deseamos y tenemos uno de los mejores bullpens en las Grandes Ligas, pero yo diría que lo que nos  hace diferente a los otros equipos es esa unión, esa armonía que tenemos en el conjunto. Nos ayudamos como hermanos… somos como una familia dentro del dugout y se demuestra en el terreno de la forma como estamos jugando”.

El primer rival de los Orioles de Baltimore en esta post-temporada será los Tigres de Detroit, conjunto donde juega Víctor Martínez, quien terminó esta temporada regular con el segundo mejor promedio al bate de todas las mayores (.335)  y también el siempre peligroso Miguel Cabrera, quien ha sido campeón bate en los años 2011, 2012 y 2013.

Esta serie, que comienza el jueves 2 de octubre, promete ser muy emocionante y reñida.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.