SHARE

Los niños nacidos en los Estados Unidos sufren las consecuencias de las deportaciones.  “Human Impact Partners” aseguró  que en el país hay cerca de 43,000 niños con problemas mentales y físicos, como consecuencia  de la separación de sus familias.

152,426 menores  no entienden por qué su padre  o madre tuvieron que dejar el hogar.

Alrededor de 4 millones y medio de niños ciudadanos –hijos de personas sin visa de residente- viven en familias con estatus legal mixto, sufriendo toda clase de secuelas del encarcelamiento y deportación de las cabezas de familia.

Unos 100,000  niños han registrado casos de ansiedad y agresión por el abandono de sus mayores. Casi el 40% de ellos no tuvieron cuidados de salud durante el último año.

El 75% de esos menores han mostrado  síntomas de trastorno de estrés traumático, luego del rompimiento familiar.

El año pasado fueron deportadas 88,517 personas, dejando a sus hijos sin el amparo de sus progenitores.

—======—

El primer acuerdo logrado por el grupo de los 8 legisladores bipartidistas ha tenido opositores políticos, pero lo más impresionante es que los trabajadores del Servicio de Inmigración se oponen a la reforma.

Argumentan que la propuesta de reforma “afecta” la capacidad de los funcionarios para hacer correctamente su trabajo y “aumenta las amenazas a la seguridad nacional”

El presidente del sindicato, Kenneth Palinkas, explicó que las agencias gubernamentales están poco preparadas para manejar la gran carga de trabajo que derivaría de la reforma migratoria.

La legislación “prevé un aumento masivo en el flujo de trabajo”, advirtió Palinkas.

Esto indica que hay manos fuertes contra la legalización de millones de trabajadores.

El director del USCIS, Alejandro Mayorkas, reconoció que todavía queda mucho trabajo por hacer en la racionalización del proceso de aprobación de las solicitudes de inmigración y agregó que la agencia aún no ha publicado políticas claras y coherentes al respecto.

Ya van más de 300 enmiendas al borrador del proyecto de ley. Los debates serán largos.

Se necesita paciencia porque la espera es larga. Desde 1986 no se toma una decisión tan importante para integrar a millones de familias al sistema social y económico de los Estados Unidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here