SHARE

En medio del llanto y la desesperación frente al centro de detención de inmigración en Boston, Norma Velásquez pide no deporten a su esposo.  “Por amor a Dios no dejen a mis hijos sin padre”, dice esta angustiada madre de origen uruguayo que ha visto partir de regreso a sus países de origen a muchos otros inmigrantes forzados por la deportación.

Velásquez cuenta que su esposo Josue Martínez, de origen salvadoreño, está recluido en ese centro de detención desde hace cuatro meses a la espera de su deportación. Acompañada de sus dos hijas, Lorena y María Carrizo, la joven madre estaba en el centro de detención llorando, pidiendo por la liberación de su esposo.

Según informes de organizaciones pro-inmigrantes, unas  1.400 personas son deportadas cada día, muchos de ellos sin antecedentes criminales. “El único delito de mi esposo ha sido trabajar para llevar el pan a nuestro hogar”, anota.

En el centro de detención del condado de Suffolk son muchos los inmigrantes de origen latino que esperan su deportación. ”Lo que busco es enviar un mensaje a las autoridades migratorias para que no sigan deportando personas inocentes. Muchos de ellos son presos sin derecho a un proceso justo”, señala la angustiada madre.

Josue Martínez fue detenido por la policía por manejar sin licencia de conducir. Antes lo habían parado varias veces, pero nunca se lo llevaron preso. Ahora bajo el programa federal “Comunidades Seguras” está camino a la deportación.

El caso del uruguayo José Martínez es diferente.  Estuvo recluido cuatro meses en ese mismo centro de detención, pero con el apoyo de una organización comunitaria salió libre luego que el abogado logró detener su deportación. “Tuve mucha suerte, yo no me quería ir a Uruguay” expresa.

“Lo que queremos es que nos den la oportunidad para mantener a nuestras familias unidas, sin llantos ni dolor, y poder salir adelante. No nos parece justo que tras tantos años de vivir en este país no nos den la oportunidad de vivir en familia y de seguir aquí sin sobresaltos”, enfatiza Norma Velásquez.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here