SHARE

Otras expresiones bien comunes: “eres un idiota” “¿Crees que yo soy bobo?” “Ese es un tarado”. “De poeta y loco, todos tenemos un poco”.

A veces ignoramos la realidad y la ocultamos con frases graciosas e hirientes que golpean a quienes sufren algún desorden mental.

La Asamblea Mundial de la Salud, que terminó la semana pasada en Ginebra, Suiza,  pidió prioridad parta las enfermedades mentales que agobian a la humanidad desde hace siglos.

Parece que la ciencia se ha concentrado más en el cuerpo y sus dolencias que en el misterioso e incomprendido mundo de la mente humana.

Conocimos cifras preocupantes: Las enfermedades mentales afectan a unos 700 millones de personas en todo el mundo. Hasta el momento no se cuenta con una atención psico-sanitaria suficiente. Tampoco se dedica el presupuesto necesario para frenar ese mal.

Sabemos que “cuerpo sano en mente sana”. Pero si no le prestamos atención a la salud mental, el cuerpo seguirá sufriendo todos los males.

Los problemas  de la mente constituyen el 13 por ciento de las enfermedades mundiales y la tercera parte de las no transmisibles en el mundo.

Con razón se dice que la salud y la enfermedad existen más en la mente que en el cuerpo. Todo es cuestión del pensamiento.

350 millones de personas en el mundo padecen depresión, 50 millones sufren epilepsia, 90 millones conviven con algún desorden de abuso de sustancias y 35,6 millones con mal de Alzheimer y otras demencias.

El costo de las enfermedades mentales es de  dos mil 500 millones de dólares al año en el mundo, según el Foro Económico Mundial.

“No nos hagamos los locos”. La salud de la mente es más importante que lo que pensamos.

Los científicos deben dedicarle “más cabeza” a este asunto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here