SHARE

Activistas de Boston viajan a Washington

Miembros de diferentes organizaciones pro-inmmigrantes estarán en Washington los días 11, 12 y 13 próximos para sumarse a una movilización de activistas de diferentes partes del país que buscarán “cabildear” con los congresistas y decirles “no vamos a conformarnos con un permiso de trabajo”.

Por Máximo Torres ~

Activistas: Julio Villagrán, Gladys Vega, Patricia Montes, Lucy Pineda y Antonio Amaya alistan su viaje a Washington.

La movilización ya está en marcha. Un grupo de activistas de diferentes organizaciones pro-inmigrantes de Boston estará en Washington los días 11, 12 y 13 próximos para sumarse a una gran movilización de inmigrantes de todo el país con el propósito de pedir un alto a las deportaciones y la aprobación de una reforma migratoria justa e integral. “No vamos a conformarnos con un permiso de trabajo”, dicen varios activistas.

En una reunión que movilizó a los directores de diferentes organizaciones pro-inmigrantes como Gladys Vega de la Colaborativa de Chelsea, Antonio Amaya de la Comunidad Inc. de Everett, Julio Villagrán de Conexión Juvenil, Lucy Pineda de Latinos Unidos de Massachusetts (LUMA), Patricia Montes de Centro Presente y Patricia Sobalvarro de ALPHA, se concretó el viaje a Washington luego que seis Congresistas que integran el grupo de senadores bipartidistas dieran a conocer las bases para reformar el sistema de inmigración de Estados Unidos, incluida la legalización de 11 millones de indocumentados.

“Aplaudimos la propuesta y el pedido que ha hecho el presidente Obama al Congreso de que se apruebe la reforma, pero todavía nada está claro”, afirma Julio Villagrán.

“Lo que quieren demócratas y republicanos es asegurar la frontera y ser mucho más duros en la aplicación de las leyes. Esa es la condición básica que están poniendo para hacer una reforma migratoria”, anota.

Los activistas expresaron su preocupación por la inauguración de seis nuevos centros de detención en el área de Nueva Inglaterra, lo que significa que “las deportaciones se van a incrementar”. En lo que va del nuevo año se han registrado entre 1,000 a 1,200 deportaciones diarias. El año pasado se deportaron a 400,000 inmigrantes.

“Esa es nuestra mayor preocupación, hay cerca de 36,000 indocumentados detenidos en los centros de inmigración en todo el país”, señala Villagrán.

Los directores de las seis organizaciones pro-inmigrantes están formalizando alianzas con los diferentes sindicatos de trabajadores para tener una mayor representación en Washington. “Lo que vamos a pedir a nuestros Senadores y Congresistas aparte de la reforma migratoria, es un alto a las deportaciones que está separando a muchas familias, tenemos más de cinco millones de niños separados de sus padres, según cifras del mismo Departamento de Inmigración. Hablar de cinco millones de niños sin papá y mamá es una calamidad”, enfatiza Villagrán.

De Boston saldrá un bus repleto de inmigrantes del área de Massachusetts con destino a Washington y de otros estados estarán haciendo lo mismo.

“Podemos los inmigrantes tener un capital político por las votaciones de las últimas elecciones, pero hasta que la propuesta de una reforma migratoria no sea ley no podemos estar contentos ni relajados porque la situación para nuestra comunidad inmigrante no es nada fácil. Lo que es Comunidades Seguras en los estados que se está aplicando es sinónimo de deportación”, anota.

Otra de las activistas que está promoviendo el viaje a Washington es Lucy Pineda de LUMA. “Como organización tenemos una visión y nuestro trabajo y mensaje al Congreso es una reforma migratoria justa e integral con vía a una ciudadanía, no podemos conformarnos con un permiso de trabajo”, subraya.

Los directores y activistas de las diferentes organizaciones que integran NALACC estarán “cabildeando” con los Senadores y Congresistas con una propuesta de unir a las miles de familias que han sido separadas de sus hijos.

Patricia Sobalvarro de ALPHA cree que con el apoyo de “nuestras iglesias vamos a lograr este año la reforma migratoria”.