SHARE

East Boston bien representado en el Fenway Park

Por Redacción El Mundo Boston

“Yo soy padre y madre”, dice Emelin Trigueros, madre de José Gabriel Triguero.
“Yo soy padre y madre”, dice Emelin Trigueros, madre de José Gabriel Triguero.

Boston, MA – El majestuoso estadio de los Medias Rojas de Boston sirvió de escenario para la entrega de reconocimientos a 15 estudiantes latinos de East Boston, uno de los distritos de Boston con una de las más grandes variedades de razas y culturas.

Padres que emigraron desde El Salvador, Honduras, Colombia o desde otros países Centro y Sudamericanos tuvieron el día más feliz de sus vidas cuando sus hijos estudiantes de Middle School salieron al campo de juego para recibir sendos reconocimientos por sus méritos académicos. “Gracias a Dios y a El Mundo Boston por darnos esta alegría”, decían Pedro y Claudia Castillo, padres de una de las estudiantes premiadas.

Los testimonios de los padres de familia fueron de los más emotivos. “Nos sentimos súper orgullosos de nuestra hija Marcela y sentimos que con este reconocimiento El Mundo Boston la está impulsando a que siga por el camino del éxito estudiantil”. 

“Yo soy padre y madre” 

Emelin Trigueros es salvadoreña, su historia es diferente, lleva 14 años viviendo en East Boston y, según dice, “uno llega aquí a tratar de superarse, pero soy madre soltera y siempre todo es más difícil”. 

Con mucho esfuerzo y trabajo Emelin logró traer a sus hijos de su país de origen y “me siento súper contenta que El Mundo Boston lo esté reconociendo por sus méritos académicos.

José Gabriel Triguero tiene 15 años y no obstante el poco tiempo que vive en Estados Unidos ha logrado aprender el idioma y salir adelante. “Es estudioso y el poco tiempo que tengo libre se los dedico a ellos”.

Emelín trabaja como cocinera en un restaurante de Boston y dice: “Los estoy sacando adelante de puro coraje”. 

“Todo el esfuerzo valió la pena”, expresaron los padres Dahiana Gomez.
“Todo el esfuerzo valió la pena”, expresaron los padres Dahiana Gomez.

“Todo el esfuerzo valió la pena” 

Danny Gómez y su esposa Marisol son dominicanos y se sienten orgullosos de su hija Dahiana, una de las estudiantes que recibió el reconocimiento especial en el Fenway Park ante miles de personas. “Todo el esfuerzo que hemos hecho valió la pena”, dicen.

Danny vino solo a vivir a los Estados Unidos como residente legal para luego hacerse ciudadano norteamericano. Lleva 12 años viviendo en East Boston y, según cuenta, hace ocho años logró traer a su esposa y a sus cuatro hijos.

“Ha sido un poco difícil porque no es fácil adaptarse a este país, pero ahora digo valió la pena, ya estoy viendo los frutos y este reconocimiento representa mucho para mi familia”. 

“Gracias a Dios nunca me he sentido discriminado, aquí se respeta a la gente y se valora y el que trabaja y se sacrifica puede lograr lo que uno quiera”. 

Marisol expresa que este reconocimiento motiva aún más a los estudiantes para que terminen sus estudios.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here