SHARE

Boston – Una familia salvadoreña de Boston tiene mucho que celebrar en esta Navidad. Francisco Rodríguez, un empleado del MIT, fue liberado este jueves por las autoridades migratorias.

“Para mí es un milagro de Dios”, eso fue lo que le dijo el padre de familia a Univision Nueva Inglaterra tras salir del Centro de Detención de Inmigración ubicado en Burlington.

El salvadoreño duró cinco meses encerrado en el Centro Correccional South Bay, pese a que su abogado presentó múltiples peticiones para que le concedieran la libertad. Sin embargo, hoy Rodríguez vio la luz al final del túnel.

“Quiero darle gracias primero a dios, luego a mis abogados que han estado pendientes, a la institución del MIT porque ellos siempre han estado pendientes de mí, a los activistas proinmigrantes y a la comunidad de todo el estado de Massachusetts”, exclamó Rodríguez.

De acuerdo con su abogado, John Bennet, el caso de Francisco demuestra lo importante que es la unión y el apoyo de la comunidad, así como el cumplimiento de los deberes impuestos por el gobierno federal.

“Él es una persona leal, siguiendo las leyes, reportando al gobierno y cumpliendo todos los requisitos que le han solicitado desde que ingresó al país”, dijo Bennet sobre Francisco.

Ese comportamiento hoy da sus frutos, porque lo ayudó a lograr la libertad. No obstante, Rodríguez deberá llevar un monitor en el tobillo mientras se presenta nuevamente en las instalaciones de ICE en febrero del próximo año.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.