SHARE

Boston – Miembros de la comunidad y líderes de diferentes organizaciones continúan la batalla en contra de las deportaciones injustas.

Cerca de 50 personas se conglomeraron en la Casa Estatal el viernes para impulsar el acta “Comunidades Seguras”, y de esa forma evitar que los impuestos locales sean usados en operativos de inmigración.

Además, los manifestantes exigieron que casos como los de Francisco Rodríguez, un empleado del MIT y padre de familia que fue privado de su libertad hace tres meses, no sigan sucediendo.

“Actualmente pedimos una legislación de comunidades seguras para que no se utilicen los impuestos del estado para ayudar con estas redadas, para ayudar con estos esfuerzos para detener a gente que realmente no ha cometido ningún crimen”, dijo Roxana Rivera, vicepresidenta de SEIU 32BJ.

Al rally también asistió el abogado de Rodríguez, quien afirmó que “las personas que pagan impuestos y tienen trabajo son las más faciles de detener, específicamente los inmigrantes, porque para la policía es más difícil capturar a los criminales”.

Razón por la que piden justicia y leyes que prevengan la detención y deportacion de no solo Rodríguez, sino de la de muchos hombres que en este momento enfrentan la misma situación.