SHARE

Pide joven colombiano que sirve al ejército norteamericano

4-no deporten a mi padreVíctor Mariaca, un joven colombiano que sirve al ejército norteamericano y que se hizo ciudadano norteamericano, enfrenta la más triste realidad de ver en “algún momento” deportar a su padre. “Yo pido a las autoridades de inmigración, al presidente de la República y a los legisladores que por humanidad no lo hagan. Yo entrego mi vida a este país y pido por caridad no lo deporten”, dice.

Mariaca vino a los 5 años de edad de la mano de su padre en busca de mejores oportunidades de vida. Los dos entraron con visa y se quedaron. Al cabo de un tiempo su padre se casó con una ciudadana norteamericana que les dio la residencia temporal, pero el matrimonio terminó mal y a los dos lo pusieron en proceso de deportación.

“El presidente Obama y el Departamento de Inmigración dicen que  tienen como prioridad deportar a personas que representan un peligro para el país, en este caso son personas de buen vivir, que no tienen antecedentes criminales”, señala el abogado de inmigración, Manuel Macías, que asumió la defensa de padre e hijo que estaban en proceso de deportación.

Todo el drama que vive esta familia colombiana comenzó en marzo del 2013. En junio del mismo año Víctor Mariaca ingresó al Ejército de los Estados Unidos y luego de terminar exitosamente su entrenamiento básico adquirió la ciudadanía norteamericana.

Pese a que ya era ciudadano de los Estados Unidos, Víctor seguía en proceso de deportación hasta que el viernes 24 de enero último la jueza de la Corte de Boston terminó su caso.

“Este es un caso en el que no debieron ponerlos en proceso de deportación, no tenían antecedentes criminales ni representaban ningún peligro, en junio pasado pedimos que el caso del joven sea cerrado, dimos pruebas que estaba en el Ejército, pero lo negaron”, explica.

“Lo que yo creo es que no te tratan con dignidad a los inmigrantes, su padre no debiera estar en esta situación, no es justo porque su hijo está sirviendo a los Estados Unidos y deberían darle algún beneficio”, anota Macías.

Víctor Mariaca tiene apenas 19 años y tendría que esperar cumplir 21 años para pedir legalmente a su padre. Mariaca ya tiene una orden de viajar a Afganistán, pero teme por la situación de su padre.

 

 

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.