SHARE

Este escándalo comenzó en el año 2005, cuando Robert Kraft, dueño de los Patriotas de Nueva Inglaterra, supuestamente había obsequiado su anillo de campeón del Super Bowl a Vladimir Putin, Presidente de Rusia, durante un encuentro que tuvieron. Sin embargo, la semana pasada, Kraft declaró que lo que realmente había pasado en ese encuentro había sido que Putin le había robado el anillo.

Al respecto, Putin negó la acusación de Kraft diciendo que definitivamente había sido un regalo por parte del presidente del prestigioso equipo de futbol americano; aunque también señaló no recordar haber conocido a Robert Kraft, o haber visto su anillo de campeón del Super Bowl.

Esta historia cada vez se vuelve más confusa tanto para los involucrados como para todos aquellos que la están siguiendo, pero Putin ya ha dicho estar dispuesto a mandarle a hacer un anillo nuevo a Kraft para ponerle fin a este incómodo mal entendido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here