Home Ideas en el Quintero Que el terrorismo no opaque la reforma

Que el terrorismo no opaque la reforma

SHARE

Una lucha histórica por la legalización  y la inclusión de los trabajadores irregulares al mundo laboral reconocido por las leyes, ha tenido otro golpe adverso. El solo hecho de que los atacantes chechenos en Boston fuera referido como el caso de unos inmigrantes fanáticos de la religión y la política, nos ha involucrado a todos, aunque   no sepamos donde queda esa respetable nación.

Los investigadores siempre andan buscando nombres extranjeros y acentos diferentes para señalar a los responsables.

Lógicamente, la  noticia nos causó impacto a todos, y el dolor ha sido grande para quienes amamos a Boston desde hace muchas décadas. Aquí hemos desarrollado nuestra profesión, nos hemos capacitado en sus prestigiosas instituciones,  hemos hallado oportunidades para compartir conocimientos y nos hemos relacionado con gente buena de todos los colores y niveles.

Nos duele que se trate de frenar un proyecto tan importante como la reforma migratoria, con el pretexto de los actos vandálicos, tanto de Boston como de otras ciudades.

En Washington hay congresistas empeñados en quitarle brillo a la iniciativa de legalizar a más de 11 millones de honestos trabajadores, cuyas familias están separadas y con los ánimos caídos.

Afortunadamente, contamos con  personas como Fernando Chávez, hijo del desaparecido líder agricultor César Chávez, con quien compartimos en Harvard en 1972 las manifestaciones a favor de los explotados cultivadores de uva y lechuga en California. Fernando y José Antonio Vargas (periodista y escritor sin visa de residente) abogaron ante los legisladores de Washington para que se borre el término “Ilegal” y se opte por una palabra de más sentido humanitario. Ningún ser humano es ilegal.

Es la hora para que los líderes  recarguen sus baterías y realicen más campañas para evitar la acción de “Comunidades Seguras”, evitar las deportaciones y no  permitir que los políticos desacrediten a los honestos inmigrantes.

Quienes llegamos en busca de una vida mejor rechazamos el terrorismo, el vandalismo y las campañas denigrantes de quienes odian esta nación y, al mismo tiempo, se lucran de ella.

Elevando nuestra voz y participando positivamente, no permitamos que los actos de terror le    quiten fuerza al proyecto migratorio, cuyas mil páginas contienen normas para mejorar la vida de millones de familias luchadoras.

¡Sigamos adelante!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here