SHARE

Para ocupar el asiento de Deval Patrick hay cinco candidatos, cuatro hombres y una mujer. Charles Baker y Martha Coakley registran favoritismo muy similar, según las encuestas.

Evan Falchuk, Jeff McCormick y Scott Lively quieren hacer cambios, con ideas frescas y banderas independientes. Los tres han criticado las prioridades equivocadas de sus contendores.

Todos coinciden en mejorar la educación pre-escolar. Cerca de 17 mil niños que solicitan cupones estatales para los programas de pre-kinder están en lista de espera. Se necesitan más de $150 millones de dólares para mejorar en ese  sentido.

Aparte de la educación en la primera infancia, Massachusetts necesita mejores escuelas para que los niños no pierdan ninguna ventaja a medida que avanzan a grados superiores.

Promesas muy parecidas: Todos  coinciden en proyectos de puentes, carreteras y transporte. El impuesto a la gasolina, relacionado con la inflación, los dispensarios de marihuana medicinal que ahora son más de lo previsto, la educación superior pública con carreras de grados a tres años,  derechos de los homosexuales, remuneración de días de enfermedad, estructura moral, instalación de casinos, programa para favorecer a personas con problemas mentales o excesivo consumo de sustancias prohibidas, economía de invocación, y prácticas remuneradas en los sectores de ciencias de la vida, energía y tecnología limpia. Son todas iniciativas importantes.

No hay propuesta sobre la población inmigrante, aunque lo relacionado con la reforma migratoria es un tema federal.

El actual gobernador, Deval Patrick,  se ha preocupado por la población de bajos ingresos y las familias que proceden de otras naciones. Su labor ha sido positiva.

Quien venga a ocupar su silla debe tener prioridades que cubran las necesidades básicas de la población trabajadora, que es el motor de la economía del estado.

Esperemos que busquen y encuentren el voto hispano, para bien de todos.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.