SHARE

Construcción de dispensarios genera polémica

 Tito Avellaneda, ex presidente del festival hispano de Chelsea, dice que “es de locos abrir un dispensario de marihuana en Chelsea”. ¿Por qué las autoridades no los ponen en sus casas?

Por Máximo Torres

Voces de rechazo. Tito Avellaneda, uno de los más conocidos activistas y ex presidente del festival hispano de Chelsea, dio el grito en el cielo.

“Están todos locos, es la estupidez más grande que se quiera construir un dispensario de marihuana en Chelsea”, dice Avellaneda en claro rechazo a un acuerdo que podría adoptar el Concejo Municipal para crear un centro de venta del estupefaciente respondiendo a la aprobación legal del consumo de la marihuana para uso medicinal.

¿Por qué las autoridades no los ponen en sus casas?, señala Avellaneda en una reacción en cadena de diferentes organizaciones en contra de la construcción de un dispensario.

Todavía no se han identificado las áreas donde podrían construirse centros de venta de marihuana en las diferentes ciudades del estado. A nivel municipal se están realizando audiencias para señalar las posibles áreas como es el caso de Chelsea.

“Nosotros vivimos en Chelsea y en mi vida he visto una estupidez como esa, si se aprueba la construcción de un dispensario ya veo a Chelsea en una ciudad de drogadictos y eso de que van a controlar la venta es la mentira más grande, no van a controlar nada”, indica Avellaneda.

“Yo nunca permitiría eso en mi ciudad… ¿qué quieren? ¿que todos empecemos a usar marihuana?”, anota.

Avellaneda lamenta que en la ciudad se ponga mano dura contra personas que quieren ganarse la vida honradamente vendiendo piragua o raspadilla.

“La policía los desaloja de inmediato y ahora quieren autorizar la venta de marihuana”.

Otros activistas consideran que la construcción de un dispensario de marihuana le haría mucho daño a la comunidad.

“Nosotros trabajamos diariamente en la prevención de nuestros jóvenes para que no caigan en las drogas, pero abrir un dispensario de marihuana los estaría invitando a eso”, enfatiza Gladys Vega, directora ejecutiva de la Colaborativa de Chelsea.

“Dicen que la van a vender con receta médica, pero quién nos asegura que no la van a vender a nuestros hijos en las esquinas”, anota.

Los defensores del consumo de la marihuana para uso medicinal aseguran que “todo será regulado, desde quien compra hasta la cantidad que se compra”.

De acuerdo a la ley, una persona calificada puede tener al menos 60 días de suministro de marihuana, pero hasta ahora las autoridades no han determinado las regulaciones que se van a implementar para el uso médico de la marihuana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here