SHARE

Critican al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, por acabar con los sueños de millones de indocumentados.

Por Máximo Torres

5-reforma migratoria muertaCapítulo muerto. La anhelada reforma migratoria no va, por lo menos en lo que resta del año es un asunto muerto en el Capitolio. El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, terminó por acabar con los sueños de millones de inmigrantes indocumentados. “Es un fracaso de los dos partidos políticos y un revés para nuestras comunidades. Y yo no creo que haya una votación en el 2014 debido a que es un año electoral y para mi no vamos a ver lo de la reforma migratoria en 5 ó 10 años”, dice Antonio Amaya, director ejecutivo de la Comunidad Inc., una de las organizaciones pro-inmigrantes que ha estado empujando la aprobación de una nueva ley migratoria.

“No vamos a quedarnos sentados, vamos a continuar con nuestra lucha para aprobar la reforma migratoria y vamos a trabajar con las propuestas que hay a nivel local para darle licencia de conducir a los inmigrantes indocumentados a fin de que puedan manejar sin el miedo a que la policía los detenga”, anota Patricia Sobalvarro, directora ejecutiva de ALPHA, otra de las organizaciones pro-inmigrantes.

Patricia Montes, directora ejecutiva de Centro Presente, responsabiliza a los dos partidos políticos, Republicanos y Demócratas, por la falta de voluntad política para reformar la política migratoria en los Estados Unidos dejando aún en la sombra y sin esperanza a millones de inmigrantes indocumentados.

“Es una falta de respeto de los dos partidos políticos, todo lo han politizado, saben que aprobando una reforma migratoria mejoraría la economía, pero no quieren reconocer que la comunidad inmigrante es la que aporta al país”, enfatiza Lucy Pineda, directora ejecutiva de Latinos Unidos de Massachusetts (LUMA).

Los activistas de las diferentes organizaciones pro-inmigrantes de Boston reaccionaron con dureza a las declaraciones del presidente de la Cámara baja, John Boehner, de que “ya no hay tiempo” para someter a votación el proyecto legislativo que aprobó en junio el Senado.

“Nunca hubo interés por parte de Boehner de someter a votación en la Cámara el proyecto de reforma migratoria del Senado, cada día hay más deportaciones, se sigue destruyendo a las familias y la comunidad inmigrante ya no va a creer en ningún partido político”, enfatiza Pineda.

Boehner ha repetido su conocida oposición a la iniciativa del Senado, señalando que “nunca la votará, no tenemos ninguna intención de discutir ese proyecto”.

La Cámara de representantes estará en sesión por unos 15 días más hasta antes de entrar en receso sin tocar el tema migratorio pese a las presiones del presidente Obama. Hay un considerable bloque de representantes conservadores que se opone rotundamente a cualquier medida que provea un camino a la ciudadanía o que dé un estatus legal a los 11 millones de trabajadores indocumentados en los Estados Unidos.

 

Las voces de una comunidad

“Se hizo la lucha a nivel local y nacional, pero todo resultó en fracaso y ambos liderazgos tienen la responsabilidad de tener en cuenta que dentro del país hay 11 millones de personas que están esperando por lo menos un permiso de trabajo para salir de la sombra”. (Antonio Amaya, Director ejecutivo de la Comunidad Inc.)

“Hay un malestar enorme, mucha gente estaba esperanzada en la reforma migratoria que no la vamos a ver en tres o cuatro años por las elecciones congresionales y presidenciales, pero lo negativo de todo es que el presidente le puso más interés a su reforma de salud que a la reforma migratoria y nos hemos dado cuenta que pudo hacer más. (Patricia Sovalvarro, Directora ejecutiva de ALPHA)

“La situación en Washington no es muy propicia para lo que queremos ver de una reforma migratoria y esto hace que nuestro trabajo en el ámbito estatal con la Ley de Fideicomiso MA sea mucho más importante, ya que podría ser la política de inmigración única y positiva que vamos a ver por aquí”. (Patricia Montes, Directora ejecutiva de Centro Presente)

“Ante el fracaso de los dos partidos políticos que no lograron ponerse de acuerdo para aprobar la tan anhelada reforma migratoria, ahora el gobierno tiene que tomar una decisión de aprobar un permiso de trabajo para los millones de inmigrantes indocumentados. El gobierno tiene el poder para hacerlo”. (Lucy Pineda, Directora ejecutiva de LUMA)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.