SHARE

Esta semana comenzaron a trabajar los congresistas, después de 5 semanas de vacaciones de verano. Al proyecto de reforma migratoria siempre le aparecen escollos inesperados. Las decisiones sobre Siria y Palestina han ocupado la mente del presidente Obama, el vicepresidente Boehner y los legisladores. Más de 11 millones de inmigrantes esperan que los gobernantes miren con más interés la situación interna que los conflictos internacionales. De todas maneras hay grandes intereses políticos y económicos en ambos casos.

—======—

Un grupo de madres de “soñadores” anunció una campaña de recolección de cinco mil  firmas para enviar al papa Francisco una petición con el fin de que interceda ante la Cámara de Representantes de Washington  a favor de una reforma migratoria justa y pronta. “¡Queremos que usted sea nuestra voz, papa Francisco!”,dicen las madres.

—======—

Sergio García, hijo de inmigrantes mexicanos vive ilegalmente en los Estados Unido. Se graduó en la escuela de leyes y aprobó un difícil examen para abogados. Pidió a la Corte Suprema del estado de California que lo certifique, pese a las objeciones del gobierno federal.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos asevera que certificar a García violaría una ley federal que prohíbe que los inmigrantes que viven ilegalmente en el país reciban prestaciones públicas, como la licencia para ejercer la carrera del Derecho

—======—

Los estudiantes todavía no legalizados tienen qué pagar costos triples, como si fuesen estudiantes internacionales. Así como en Indiana, en otros estados es difícil para los “Dreamers” cubrir el valor de la matrícula. Una nueva ley en Indiana hace que los estudiantes que pagaban $198 por un crédito paguen hoy $563. Se les exige más que a los matriculados de altos ingresos. Muchos tienen que trabajar largas jornadas para sostenerse y contar con la ayuda de sus padres que ganan salarios mínimos. Solamente otros dos estados, Arizona y Georgia, prohíben a estudiantes con un status legal irregular pagar matrículas de residente. Colorado aprobó una ley similar en el 2008, pero la abolió este año.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.