SHARE

 Redacción 

¿Se va? ¿No se va? Aún es prematuro saberlo, pero el fantasma del “impeachement” o destitución persigue al presidente Trump y, según el director ejecutivo de Lawyers’ Committee for Civil Rights and Economic Justice, Ivan Espinoza Madrigal, está cada vez más “vulnerable” por su alegada conexión con Rusia “porque es muy serio darle a un país enemigo información privada y confidencial sobre los Estados Unidos”. Cuando sólo lleva poco más de 100 días en la Casa Blanca el “Rusiagate ya lo persigue y lo va a matar”, según dice el director ejecutivo de EBECC, Frank Ramírez, pero el escepticismo de la directora ejecutiva de ALPHA, Patricia Sobalvarro, la inclina a pensar que “no va a pasar nada, los republicanos no van a tener el coraje de destronarlo”.

Sin embargo, el descontento de los estadounidenses por la administración Trump crece cada día y, según señala el abogado Espinoza Madrigal, sólo 1 de cada 3 norteamericanos apoya al presidente que es históricamente una de las cifras más bajas en los Estados Unidos.

 Opiniones en contra

Las opiniones en contra de Trump por sus alegadas conexiones con Rusia son cada vez más severas. “Si el equipo de Trump estuvo de alguna manera conspirando con los rusos y Trump lo sabía… podría ser el primer presidente en la historia acusado del crimen más serio de este país: traición. Otro aspecto muy serio es el conflicto de interés… Los estadounidenses nunca deberían tener que adivinar dónde acaba el interés nacional y empieza el interés de la cartera de Trump”, sostiene Allan J. Lichtman, profesor de la American University y autor del libro ‘The case for impeachment’.

La palabra “impeachment” ya está en la boca de los estadounidenses, cada día suena con más fuerza y se habla que la destitución del director del FBI, James Comey, podría pasar a la historia como el principio del fin de la era Trump.

 ¿Qué es un impeachment?

En la sección 4 del segundo artículo de la Constitución de Estados Unidos se establece que el presidente, el vicepresidente y todos los funcionarios públicos estadounidenses podrán ser removidos de sus cargos por traición, soborno u otros crímenes y delitos menores, mediante el proceso de impeachment (destitución).

Este proceso debe ser iniciado por la Cámara de Representantes, a través de su comisión de Reglas. Esta comisión decidirá si el presidente incurrió en una falta lo suficientemente sustentada y grave como para iniciar un proceso en su contra y pasarlo al pleno. Tras aprobar el impeachment, la Cámara envía el asunto al Senado, que se encargará del juicio. Para destituir al presidente, se necesita el voto de dos terceras partes del Senado.

El presidente de la Corte Suprema presidirá el juicio; en caso de ser encontrado culpable, el presidente estadounidense abandonará el cargo y puede ser sujeto a juicios criminales si su conducta lo amerita, además de que podría quedar vetado de por vida para competir por cargos públicos.

 ¿Qué pasa con Trump?

Ivan Espinoza Madrigal.

Ivan Espinoza Madrigal, director ejecutivo del Comité de Abogados de Derechos Civiles y Justicia Económica en Boston (Lawyers’ Committee for Civil Rights and Economic Justice) habla con El Mundo Boston y el cuadro que dibuja del presidente Trump es muy desalentador. “Trump no tiene la capacidad para gobernar el país”, sostiene Espinoza en la siguiente entrevista:

En los últimos días se ha estado hablando de remoción del presidente, del comienzo del fin de Donald Trump. ¿Qué piensas de todo esto? 

Que todo esto es muy serio, porque estamos ante un presidente que no respeta las leyes ni el proceso legal como las órdenes ejecutivas que ha hecho que son discriminatorias y anticonstitucionales y otras acciones que siguen un mismo patrón muy severo de no respetar la ley. Como consecuencia de todo esto es el despido del director del FBI cuando se están investigando asuntos pertinentes a su administración. 

¿Algunos expertos están diciendo que de comprobarse sus conexiones con Rusia se estaría registrando el primer caso de un presidente destituido por traición a la patria…? 

Me parece que es muy posible que vayamos a ver otras cosas que se desarrollen a raíz de esta situación con Rusia, porque es muy serio darle a un país enemigo información privada y confidencial sobre los Estados Unidos. Yo creo que el presidente está actuando como un niño y no aprende que hay límites, leyes y procesos que se tienen que seguir y respetar. 

¿Qué crees que pueda pasar, teniendo en cuenta que hay mucha tela por donde cortar? 

Son muchas las cosas que se han ido acumulando, incluso desde antes de su elección, que demuestran que el presidente Trump no tiene la capacidad de liderazgo para gobernar el país y esto incluye sus conexiones con Rusia, el despido del director del FBI, las órdenes ejecutivas y otras y han pasado sólo poco más de 100 días de estar en el gobierno. Vamos a ver muchas más cosas por la falta de respeto a la ley porque Trump actúa como un rey y no como un presidente. 

¿Cómo catalogas los primeros 100 días de su gobierno? 

Los primeros 100 días han sido un desastre para el país, particularmente para las minorías, para las comunidades latinas inmigrantes que han tenido que luchar y siguen luchando contra acciones ejecutivas anticonstitucionales. Lo malo de este gobierno lo puedes ver en el hecho de que el porcentaje de personas que están a favor del presidente es extremadamente bajo, sólo 1 de cada 3 norteamericanos registran una opinión favorable al presidente que es históricamente una de las cifras más bajas en los Estados Unidos. 

 “El Rusiagate ya lo persigue y lo va a matar…”

Frank Ramírez.

La destitución del director del FBI, James Comes, “ha sido el chispazo, el disparo que ha desencadenado muchas señales que requieren una investigación independiente, pero el Rusiagate ya lo persigue y lo va a matar”, según afirma Frank Ramírez, director ejecutivo de EBECC (Concilio Ecuménico de la Comunidad de East Boston) al hablar del posible “impeachment” al presidente Trump.

Ramírez cree que las acusaciones que se ciernen sobre Trump podrían ser el comienzo del fin de la actual administración, pero admite que por ahora “es poco probable” con una Cámara y Senado controlados por los republicanos pese a que algunos de sus miembros se sientan incómodos por las inconsistentes aseveraciones del presidente.

“Hay similaridades con lo que pasó con Nixon, pero esto es peor si se comprueba que hubo conexión con el gobierno ruso y si cometió un acto que se puede considerar criminal, incluso de traición a la patria”, anota.

 “Republicanos no van a tener el coraje de destituir a Trump”

Patricia Sovalvarro.

 

Patricia Sovalvarro, directora ejecutiva de una de las organizaciones pro-inmigrantes de Boston conocida como ALPHA, asegura que las investigaciones apuntan a Trump dando información confidencial a Rusia, pero “no va a pasar nada. Los republicanos no van a tener el coraje de destituir al presidente Trump por traición a la patria”. 

“Yo creo esas son cosas que ningún presidente, republicano o demócrata, debería estar haciendo y no tener consecuencias. Porque pone en juego los pilares de esta nación, pone en juego la credibilidad de la Casa Blanca, la credibilidad del FBI y pone en riesgo nuestra seguridad”, apunta Sovalvarro.

“Hay muchas similitudes entre lo que pasó con Watergate y se están haciendo muchas comparaciones, pero el presidente Trump tiene el liderazgo en la mano. Paul Ryan estaba en contra del presidente, quería separarlo y de repente no sé qué pasó, alguien le cambió la mente y todo es diferente. Ahora apoya a Trump”. 

 Encuestas que matan…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here