SHARE
Denis Cheryshev se convirtió en el gran héroe de la noche al marcar dos de los goles rusos, el segundo de una bella factura. Foto: BBC.

El Mundial Rusia 2018 comenzó de una forma espectacular: la mayor goleada de la nación anfitriona en el primer partido de un Mundial desde 1934.

Rusia dejó atrás su pobre desempeño reciente para aplastar a Arabia Saudita por 5 goles a 0.

El equipo de Stanislav Cherchesov no había ganado ninguno de los anteriores siete partidos y había sido criticado desde todos los frentes, incluido el Kremlin.

Pero ante los 78.011 aficionados que se dieron cita en el estadio Luzhniki de Moscú, la selección rusa nunca se vio en peligro ante una Arabia Saudita que parecía demasiado dispuesta a regalar a sus oponentes.

Completamente sin marca, Yuri Gazinsky encaminó la victoria para los rusos, antes de que Denis Cheryshev, quien entró en sustitución del lesionado Alan Dzagoev, pusiera el 2-0 en el marcador antes del descanso.

El ritmo se frenó y la atmósfera se desinfló después de la reanudación, dando la sensación de un partido amistoso.

Pero Artem Dzyuba, quien entró de cambio, iluminó de nuevo el partido con un preciso cabezazo para aumentar la ventaja de su equipo.

Cuando ya todo parecía liquidado, y entrado ya en el tiempo de descuento, Cheryshev —elegido el mejor del partido— puso el cuarto con un golpe certero en la esquina superior de la portería saudita, antes de que Aleksandr Golovin hiciera el 5-0 definitivo con un extraordinario lanzamiento de tiro libre.

Rusia puso el sello de un sensacional e inesperado comienzo del Mundial para los anfitriones, y les da una oportunidad real de clasificarse a la siguiente ronda.

Egipto y Uruguay disputan este viernes el segundo partido del Grupo A.

BBC

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.