SHARE

Redacción

Baño de champagne para la Prosperidad 

Para la prosperidad, que no falte el trabajo, que sea próspero y que genere mucho dinero debe hacerse un baño de champagne antes de que se acabe el año viejo. En una tina con agua tibia roséese poco a poco el champagne sobre su cuerpo.

Origen de la Celebración de Año Nuevo 

La celebración del Año Nuevo es la más antigua de todos los días festivos. Se celebró por primera vez en la Antigua Babilonia hace unos 4000 años y duraba once días. 

Los romanos desde el año 153 a.C. comenzaron hacer festejos el primero de enero. La gente estrenaba ropa y los maridos regalaban dinero a sus mujeres, se procuraba cruzar primero con el pie derecho los umbrales de las casas, a fin de tener buena suerte durante el año.

El Año Nuevo comenzó a festejarse el 1 de enero hace relativamente poco tiempo; fue el papa Gregorio XIII quien lo dispuso en 1582 para todos los países católicos, al inaugurar el calendario en vigencia, que sustituyó al juliano.

Luego, poco a poco, las restantes naciones lo incorporaron -los rusos fueron los últimos, en 1917- y así también se aceptó en todo el mundo que el año comenzara el 1 de enero y no el 21 de marzo o el 1 de abril, como solía serlo en los viejos tiempos.

Tradiciones de fin de año en América Latina 

En México al igual que en el resto de Latinoamérica reciben el año nuevo con fiesta y alegría, sin embargo es tradición llevar ropa interior roja o amarilla. Comerse las doce uvas al ritmo de las doce campanadas. Asistir a misa para recibir la bendición.

Hacer un muñeco de trapo para prenderle fuego, de esta forma quemas todo lo malo del año viejo y das la bienvenida al año nuevo. En Ecuador, Venezuela, Colombia y varios países suramericanos realizan actos similares y hacen “la quema del año viejo”.

En Guatemala a las 12 en punto se debe arrojar doce centavos en la puerta de la casa dando la espalda a la calle, lo cual aseguran traerá dinero en el año venidero.