SHARE

EFE

El líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, aseguró hoy tras su reunión urgente con el presidente Donald Trump que aún tienen “un buen número de desacuerdos”, aunque dijo haber logrado algún progreso sobre las negociaciones para aprobar el presupuestario federal.

A poco más de nueve horas de que expiren los fondos del Gobierno federal, Schumer acudió a la Casa Blanca a petición del multimillonario para discutir con él un posible acuerdo y evitar así el cierre de la Administración.

El presidente Donald Trump telefoneó hoy al líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, para negociar ante el inminente cierre parcial del Gobierno, que ocurrirá a medianoche si el Congreso no llega a un acuerdo presupuestario, indicó a Efe una fuente conocedora del intercambio.

En esa llamada, Trump invitó a Schumer a acudir a la Casa Blanca para hablar personalmente con él sobre el asunto, según informó la misma fuente.

“Hemos hecho algún progreso pero todavía tenemos un buen número de desacuerdos”, dijo el senador a la salida de la Casa Blanca, a lo que añadió que las negociaciones continuarán a lo largo del día.

Los demócratas tienen los votos suficientes para bloquear en el Senado la propuesta presupuestaria aprobada este jueves por la Cámara Baja, la cual prorrogaría hasta el 16 de febrero los fondos federales pero los republicanos no atiende sus demandas, sobre todo en lo relativo al alivio migratorio para los jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”.

Esta sería la cuarta vez que se extiende de forma temporal el presupuesto en lo que va de año fiscal, y los demócratas parecen agotados de que no se escuchen sus demandas, entre las que también se incluyen fondos para la crisis de opioides que azota el país.

Los republicanos quieren evitar que el Gobierno cierre coincidiendo además con el primer aniversario de Trump en la Casa Blanca, pero la última vez que ocurrió algo así fue en 2013, cuando ellos mismos provocaron un cierre gubernamental de más de dos semanas en sus intentos de derogación de la ley sanitaria del entonces presidente, Barack Obama