SHARE

Somerville se convirtió en la primera ciudad en aprobar una ordenanza municipal que obliga a los dueños de negocios e industrias a pagar el salario mínimo a sus trabajadores, además del “overtime”.  La ciudad puede revocarle la licencia de funcionamiento a los negocios que no cumplen.

La ordenanza fue aprobada por el pleno del Concejo tras un año de continuas denuncias de trabajadores inmigrantes que buscaron el apoyo de Centro Presente, una de las organizaciones pro-inmigrantes de la ciudad.

Los trabajadores argumentaban que por su estatus legal no les pagaban el salario completo.

El salario mínimo de los trabajadores es de 8 dólares, pero muchos negocios le pagaban menos y encima no le abonaban las horas extras.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here