SHARE
Foto: AP.

Desde que tocó tierra el viernes, el huracán y posteriormente tormenta Florence, ha dejado al menos 32 muertos.

Entre las víctimas más recientes está el bebé de un año Kaiden Lee-Welch tras ser arrastrado por las aguas en Union County, Carolina del Norte.

Según información dada por el alguacil de ese condado, al parecer la madre del niño manejó por vías que tenían barricadas en la carretera 218 y el agua arrastró el vehículo. La madre pudo sacar al bebé de su asiento, pero ya afuera del auto, la fuerza de las aguas le despojaron al niño de sus brazos.

Las inundaciones de estos días están forzando el desplazamiento de centenares de miles de personas. Pero el mayor peligro ahora proviene de la crecida de ríos y pantanos.

Fuente: Univision

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.