SHARE

El recibimiento en Tápuc, uno de los tantos pueblos olvidados del Perú, fue grandioso. Con danzas y música típica del lugar, la delegación norteamericana de Coalition Peruvian Relief y de la Comunidad Peruano Americana (COPEA) fue recibida en la plaza de armas por el alcalde Antonio Inga Ramos en medio de un pueblo desbordado de alegría.

“Gracias por venir desde Estados Unidos a ayudar a un pueblo que tiene muchas necesidades”, dijo el alcalde.

Desde su llegada a Lima la delegación, integrada por medicos, enfermeras, psicólogas, asistentas sociales y voluntarios, recibió la hospitalidad del pueblo tapeño, representado por funcionarios municipales que los esperaba en el aeropuerto Jorge Chávez para trasladarlos al pueblo en un bus fletado por el mismo municipio.

La delegación presidida por el director de Coalition Peruvian Relief, Daniel Lattarulo, fue recibida con la danza “Los Compadres”, uno de los más tradicionales bailes, pidiendo el alcalde a todos los visitantes integrarse al baile pese a que muchos de ellos estaban con dificultades respiratorias por la altura.

El pueblo se volcó al bus para abrazar a los visitantes y darles la más cordial bienvenida con la banda del colegio Túpac Amaru. Entre los visitantes estaba Luz Olga Benavides viuda de Yanayaco, quien a sus 95 años se integró a la cruzada humanitaria dando un ejemplo de desprendimiento y ayuda.

Quiénes conformaron la misión

Los doctores Luz Cervantes, Gerardo Asdrubal Yanayaco Benavides, Fernando Fernandes Quispe, Barry Avelson, George Lattarulo, Andrew Lattarulo, la sicóloga Eliana Daga, Donna Quinn, los directivos de COPEA Máximo Torres, Olga Lattarulo y Ricardo Delgado, estudiantes Miguel Sheppard, Sean Williams, Andreas Xenopoulos, Delia León, Marina Katehis, Abertina León, profesora Eliana León Alvarado, Ing. Jorge León Benavides, Marilu Brown, Gabriel León Benavides, María Arrietay Mónica León.

SHARE
Previous articleTocando el cielo
Next articleCruzada Humanitaria en acción