SHARE

Después de casi tres años alquilan primeros espacios a una escuela de artes marciales y a un consultorio quiropráctico, mientras se anuncia la construcción de 32 viviendas en el interior de la Iglesia para los que quieran vivir en santidad. 

Por Máximo Torres

Tremendo logro. Richard Thall, director ejecutivo de Jamaica Plain NDC, comienza a ver los frutos. Dos de los seis espacios abiertos para negocios en lo que fue el complejo parroquial de Blessed Sacrament ya está alquilados y “hay tres en proceso, un restaurante, un agente de bienes raíces y el Centro del Veterano Bilingue”, dice. Por ahora está funcionando en uno de los espacios una escuela de artes marciales y en el otro un consultorio quiropráctico. “Todo el proceso de alquiler ha sido muy difícil por la crisis económica”, anota. Los dos primeros espacios han sido alquilados después de casi tres años de haber sido construidos.

“Las razones han sido varias, pero el objetivo fue tratar de trabajar con negocios locales y eso toma más tiempo porque no tienen la capacidad de pagar lo que puede pagar una tienda nacional”, explica Thall.

En los casi tres años de búsqueda de inquilinos se presentó la posibilidad de utilizar todo el espacio en un supermercado o en un centro de salud, pero la crisis económica afectó las negociaciones.

Ahora los planes de construcción de viviendas dentro de la Iglesia están tomando fuerza. “Hemos agotado todos los caminos y no vemos una oferta positiva por lo que nuestro socio está trabajando para construir apartamentos, pero no económicos por los costos de construcción”, señala Thall.

La Iglesia Blessed Sacrament es muy significativa para la comunidad y no puede ser alterada en lo absoluto. Se construiría un edificio de apartamentos dentro de la Iglesia y “eso sería un reto muy grande, porque no se puede cortar ni aumentar nada y se tendría que utilizar las ventanas actuales”, explica.

Las obras de construcción comenzarían en junio próximo y las viviendas se venderían al precio del mercado por los costos que se estiman entre unos 12 y 15 millones de dólares. En total serían unos 32 apartamentos.

“Nosotros estamos pasando por un proceso comunitario y hemos mostrado toda la realidad, no hay nada secreto, hemos mostrado los gastos claramente y mantener la Iglesia y la escuela nos cuesta cada mes 20,000 dólares y no podemos seguir así”, anota Thall.

En la parte baja de la Iglesia funcionaría un centro comunitario.

Cuando la Arquidiócesis de Boston vendió todo el complejo parroquial puso restricciones como las de usar el área para fines residenciales o comunitarios.

“Nosotros estamos trabajando en varios campos y como siempre basados en un modelo de desarrollo comunitario comprensivo que consiste en construir edificios traer negocios, ayudar a la gente con oportunidades económicas y de conseguir trabajo que sigue siendo nuestro principal reto”, concluye.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here