SHARE

Es mucho lo que dejamos en Tápuc, uno de los pueblos más recónditos del Perú ubicado a 3,650 metros sobre el nivel del mar, podemos decir casi tocando el cielo. Hasta allí llegó Coalition Peruvian Relief integrado por estudiantes de Boston University y apoyados por la Comunidad Peruano Americana (COPEA) con una cruzada humanitaria que nos dejó una combinación de desprendimiento, amor y esperanza.

Porque la cruzada humanitaria tuvo un gran efecto no solamente en la población sino en las autoridades. Se llegó al pueblo con médicos, enfermeras, siquiatras, sicólogas, asistentas sociales, medicinas, víveres, ropa y juguetes para los niños en un acto de desprendimiento. La misión estuvo integrada por 25 personas que costearon sus pasajes y llevaron 50 maletas de ropa para regalar a un pueblo con mucha necesidad.

Definitivamente Tápuc nos tocó el corazón a todos los que formamos parte de la cruzada, es un pueblo que pese a la devastación causada por la furia de la naturaleza, en temporadas de lluvias y huaicos, ha logrado salir adelante construyendo nuevas escuelas, complejo deportivo, la sede municipal y la plaza de armas. Pero el grave problema que enfrentan es la falta de agua y eso podría amenazar el futuro de Tápuc.

Con la cruzada humanitaria se logró beneficiar a más de 2,000 pobladores, muchos de ellos ancianos y niños. Los médicos y todos los miembros de la delegación tuvieron que desplegar un gran esfuerzo para que nadie se quede sin atención.

Pero todo este esfuerzo no hubiera sido posible sino se contaba con el valioso apoyo de la comunidad, de organizaciones y de profesionales peruanos y no peruanos que pusieron su granito de arena para comprar las medicinas y los víveres. Mucha de la ropa que se llevó fue donada, al igual que los juguetes.

“Cómo agradecer a todos los que nos ayudaron en esta cruzada”, me decía Daniel Lattarulo, un joven estudiante universitario que a los 20 años creó la Coalition Peruvian Relief para llevar ayuda a los pueblos que lo necesiten. Porque esa es su idea. COPEA en esta ocasión sólo apoyó ese gran esfuerzo y el aplauso es para todos. Sigamos apoyando cruzadas humanitarias que verdaderamente llegan a los pueblos.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.