SHARE

Continuamente escuchamos esta expresión: “Este catarro me está matando”. Realmente, el resfriado o la gripa, como algunos la denominan, es el comienzo de la bronquitis, el asma y otras afecciones respiratorias, hasta llegar a la temible tuberculosis.

Una gripe mal cuidada puede ser fatal. Con el cambio de temperatura, los vientos helados y la exposición ante equipos de calefacción, todos estamos en peligro de contraer una grave enfermedad. Recordemos que la respiración es la base de la buena salud.

Desde los niños hasta los ancianos, las damas embarazadas y personas con diabetes, asma, enfermedades cardíacas y otras dolencias, todos corremos el peligro de ser golpeados por esta epidemia. Afortunadamente, el Departamento de Salud Pública de Massachusetts ofrece garantías para que cada persona reciba la vacuna, gratuitamente.

Aparte de 760 mil dosis repartidas, las autoridades de salud cuentan con suficiente almacenamiento para satisfacer la demanda.

Quienes todavía no hayan recibido la vacuna, pueden acudir a los hospitales y centros de salud lo más pronto posible.

Por el momento, le recordamos las advertencias de las abuelas: lávese las manos con agua y jabón, especialmente después de toser o estornudar. Puede utilizar un limpiador de manos a base de alcohol.

Evite frotarse los ojos, la boca o la nariz. Los gérmenes se extiendan fácilmente. Aléjese de personas enfermas. Si usted ya tiene fiebre o está tosiendo continuamente, lo mejor es quedarse descansando en su casa. Evite remedios caseros. Lo mejor es visitar el centro de salud más cercano.

No queremos crear alarma, pero recuerde que se han presentado 6 mil casos graves en Massachusetts, y han fallecido 18 personas.

Comencemos bien este año, llenos de salud, respirando profundamente y apreciando lo que la vida nos entrega en cada segundo.

¡Salud para todos!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here