SHARE

El cantante Bruno Mars se convirtió en la figura de la gala 60 de los premios Grammy a lo mejor de la música en Estados Unidos y dejó a Luis Fonsi con las manos vacías.

Y es que “Despacito”, el hit viral del puertorriqueño Luis Fonsi y del reguetonero Daddy Yankee, no triunfó en ninguna de las categorías en las que estaba nominada: grabación del año, que reconoce a la mejor canción; y canción del año, que premia al compositor; así como mejor actuación de dúo o grupo.

A pocos minutos del término de la ceremonia, Fonsi dejó un contundente mensaje: “No nos vamos con las manos vacías esta noche. Romper la barrera del idioma y unir al mundo con una canción es el mejor premio que uno puede ganar. Sigamos compartiendo nuestra cultura y nuestra música latina con el mundo entero. Gracias por apoyarnos, esto es solo el comienzo. #Grammys”.

Luis Fonsi y Daddy Yankee cantaron “Despacito” y pusieron a bailar al público asistente.