SHARE

Boston – La oposición venezolana consiguió una histórica votación en la consulta electoral convocada por la Asamblea Nacional el pasado domingo 16 de julio tras obtener 7.676.894 millones de votos escrutados en varios países donde la comunidad venezolana reside. De los más de 7 millones de votos totales, más de 2850 salieron de Boston y 368 de Worcester. Según el censo del 2010, 3982 venezolanos residen en Massachusetts.

“Estamos aquí representando a Venezuela, somos un grupo de venezolanos que queremos salir de un dictador que tiene muchos años cerrándole la puerta a Venezuela haciendo que todos los venezolanos profesionales en todas las carreras dejen el país, dejando a nuestros hermanos venezolanos pasando mucha hambre, no hay comida, no hay insumos, no hay medicina, no hay nada. Queremos con esta elección popular hacer que Maduro salga del poder para poder tener una Venezuela libre, soberana, con paz y futuro para nuestros hijos”, dijo el venezolano Wilmer Leal quien atendió a la jornada histórica del pasado domingo en la plaza de Copley en Boston.

Con el resultado obtenido, y ya con un 100% de las actas escrutadas, se demuestra la adversidad existente contra el Gobierno de Nicolás Maduro y el rechazo para el cambio de la constitución que promueve el Ejecutivo.

A raíz de los resultados la oposición venezolana convocó a un paro cívico nacional este jueves 20 de julio de 24 horas para obligar al presidente Maduro a dar marcha atrás en las elecciones del 30 de julio de una Asamblea Constituyente.

En respuesta ante el plebiscito el gobierno de Maduro desconoce los resultados del mismo calificándoles de ilegales por no tener aval del poder electoral. La Unión Europea, así como los gobiernos de Estados Unidos, España, Alemania, Canadá, México y Brasil pidieron a Maduro suspender o reconsiderar la convocatoria.

Los expresidentes Jorge Quiroga (Bolivia), Vicente Fox (México), Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), quienes fueron observadores del proceso, pidieron a la comunidad internacional ratificar el plebiscito para evitar más actos violentos en la nación venezolana.