SHARE

Cada día crece la violencia doméstica en Boston o en cualquier parte de los Estados Unidos, pero cada vez son más los factores o acciones abusivas a las que una mujer se ve expuesta. Porque ahora no sólo es la violencia física, verbal o psicológica de la pareja o del esposo sino que cada día es mayor la violencia familiar o la violencia en el trabajo que se agudiza por no tener una residencia legal. “Hay mujeres que tienen que soportar maltrato y abuso de sus esposos o de sus empleadores”, expresa Isabel López de Wild/Network of Women in Solidarity, una organización que tiene como fin ayudar a las mujeres abusadas.

8-foro violencia domestica_1

En un foro público que la Red de Mujeres Latinas en Solidaridad de Boston organizó bajo el nombre de “Mujeres unidas contra la violencia”, cinco mujeres de origen latino que lograron salir de la violencia doméstica y crear sus propias organizaciones para ayudar a otras mujeres maltratadas, contaron el drama que les tocó vivir por las acciones abusivas de sus parejas.

“Yo les pido a las mujeres valor y dignidad para salir de la violencia doméstica que es una conducta de comportamiento abusivo. Los maltratos incluyen los abusos físicos, sexuales y emocionales y otra maneras de ejercer el dominio”, señala Jacqueline Peña de la organización “Mujeres con Poder”.

“Lo primero que tenemos que hacer es trabajar en nuestro autoestima, porque hay personas que no se dan cuenta que están pasando por una situación de violencia. Yo misma no me daba cuenta que en mi casa estaba siendo abusada por mi marido”, anota Ruth Nieves de Latina Know your Right.

Magaly Troncoso de Dominican Development Center, quien estuvo como conductora del foro, señala que la Red de mujeres es una organización que promueve la unidad entre las mujeres y entre todos los seres humanos. “El cambio puede ser posible si nos unimos”, anota.

Consuelo Pérez, una mujer de origen peruano que estuvo entre los participantes, manifiesta que “nosotros como padres cometemos errores por falta de educación al decir a nuestros hijos ‘no hagas, no digas, no corras, no mires” con lo que le estamos enseñando todo lo negativo. En lugar de decirle no corras debemos decirle corre despacio”, detalla.

Gladys Bruno de South Boston en Action señala que las mujeres abusadas “no tienen que tener papeles ni seguros para buscar información, hay mucha ayuda, son muchas las organizaciones que hay en el mercado”.

“Cuidado con los regalitos”

“El machismo está aún en muchos jóvenes latinos por una conducta aprendida en sus hogares y las jóvenes y adolescentes tienen que tener mucho cuidado al recibir regalos o invitaciones porque muchas veces esos jóvenes creen que las están comprando para hacer sexo”, alerta Gladys Bruno de South Boston en Action y sobreviviente de cáncer.

Paola García de Dominican Development Center señala que el programa “Vale esperar”, está ayudando a muchas jóvenes a no caer en la maternidad a temprana edad. “Es un programa que ayuda a las jóvenes a desarrollar su autoestima, su seguridad y su auto-respeto”, anota.

Efectos de la violencia

Las personas que sufren de violencia doméstica tienen más probabilidad de sufrir de depresión, ansiedad, estrés, trastornos del sueño y trastornos alimenticios, y desordenes mentales. También son más proclives a tener problemas de salud (derrame cerebral, enfermedades cardiacas, asma) y tienen más probabilidad de sufrir de problemas de abuso de sustancias.

Los niños y niñas que son testigos de violencia doméstica tienen más probabilidades de estar en una relación abusiva cuando crezcan, ya sea como persona que ejerza el abuso o como la persona abusada.

Los síntomas

¿Le pega, patea, empuja o le causa heridas?. ¿ Usa o amenaza con usar armas o objetos en contra de usted?. ¿La fuerza u obliga a participar en actos sexuales no deseados?. ¿Le amenaza con hacerle daño a usted o a otros, con hacerle deportar, o con revelar su orientación sexual o otra información personal?. ¿Le controla el movimiento de tal manera que le perjudica en su trabajo, en sus estudios o en otras actividades personales?. ¿Le quita o destruye sus pertenencias personales?. ¿Le critica constantemente, la insulta o la rebaja? O usted le tiene miedo?. ¿Le niega las necesidades básicas como el alimento, la vivienda, la ropa, la atención médica, o la asistencia física?

Si tiene uno de estos síntomas no cabe duda que es víctima de violencia doméstica y debe buscar ayuda.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.